Rueda tubular MTB: la elección perfecta para tus aventuras off-road.

Si eres un amante de las aventuras off-road en tu bicicleta de montaña, seguramente sabrás que la elección de las ruedas es fundamental para garantizar un rendimiento óptimo en todo tipo de terrenos.

En este post, te presentamos la rueda tubular MTB, una opción que ha ganado popularidad entre los ciclistas más exigentes. ¿Quieres conocer sus ventajas y por qué podría ser la elección perfecta para tus próximas aventuras?

Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber sobre las ruedas tubulares MTB y por qué podrían convertirse en tu mejor aliado en tus rutas off-road.

¿Qué es mejor, tubeless o tubular?

Si tu principal preocupación es la comodidad, el rendimiento y la resistencia a pinchazos, los neumáticos tubeless pueden ser la mejor opción para ti. Los neumáticos tubeless no tienen cámara de aire, lo que significa que no hay riesgo de pinchazos causados por pellizcos entre la cámara y la llanta. Además, al no necesitar una cámara de aire, se pueden usar a una presión más baja, lo que proporciona un mayor agarre y una conducción más suave.

Por otro lado, si la ligereza es tu principal preocupación, los neumáticos tubulares pueden ser una mejor opción. Los neumáticos tubulares son más ligeros que los tubeless, ya que no tienen la necesidad de llevar una carcasa adicional y una llanta más reforzada. Esto los hace ideales para ciclistas de competición que buscan la máxima velocidad y rendimiento.

¿Qué es una rueda tubular?

¿Qué es una rueda tubular?

El tubular, también conocido como palmer, es un tipo de neumático utilizado principalmente para bicicletas de carrera. La peculiaridad de esta construcción es que la cámara de aire está cosida junto con la carcasa dentro de la banda de rodadura. La única conexión entre la cámara y el exterior es la válvula de inflado.

Una de las ventajas de las ruedas tubulares es su menor peso en comparación con otros tipos de neumáticos. Esto se debe a que no tienen una estructura rígida, lo que las hace más ligeras y permite a los ciclistas alcanzar velocidades más altas. Además, su diseño proporciona una mayor comodidad y una mejor tracción en carreteras mojadas o resbaladizas.

Por otro lado, las ruedas tubulares también presentan algunas desventajas. Una de ellas es su dificultad de instalación y reparación. Debido a que la cámara de aire está cosida a la carcasa, es necesario pegar el neumático a la llanta, lo que requiere de habilidad y tiempo. Además, en caso de pinchazo, es necesario desmontar completamente la rueda para repararla o reemplazarla.

¿Cómo saber si se puede tubelizar una rueda?

¿Cómo saber si se puede tubelizar una rueda?

Para saber si se puede tubelizar una rueda, es necesario revisar si dentro de la llanta se puede ver el fondo de llanta. Este fondo de llanta es como una cinta de plástico que se encuentra debajo de los agujeros de los radios. Si se puede quitar esta cinta y se pueden ver los agujeros de los radios, entonces la llanta no es tubeless y se puede tubelizar.

La tubelización de una rueda consiste en colocar una cámara de aire dentro de la llanta, lo cual permite montar neumáticos sin cámara en una llanta que no es tubeless. Esto puede ser útil en situaciones donde no se cuenta con llantas tubeless o si se prefiere utilizar neumáticos con cámara.

¿Cómo funcionan las llantas tubeless?

¿Cómo funcionan las llantas tubeless?

Las llantas tubeless, también conocidas como sin cámara, son un tipo de llanta que no requiere el uso de una cámara de aire para mantener la presión del neumático. En lugar de eso, la llanta y el neumático están diseñados para sellarse entre sí, creando un sistema hermético que evita las fugas de aire.

La principal ventaja de las llantas tubeless es que eliminan el riesgo de pinchazos causados por objetos afilados que atraviesan la cámara de aire. Esto se debe a que el neumático se adhiere firmemente a la llanta, lo que evita que el aire se escape incluso cuando se produce un pinchazo. Además, al no requerir una cámara de aire, las llantas tubeless son más ligeras y permiten una mayor tracción y control en terrenos difíciles.

Para asegurar un sellado hermético entre la llanta y el neumático, se utiliza un líquido sellador especial que se introduce en el neumático antes de inflarlo. Este líquido sella cualquier pequeño agujero o poro en el neumático, evitando así las fugas de aire. Además, las llantas tubeless suelen tener un perfil especial en los bordes de la llanta, conocido como “gancho”, que ayuda a mantener el neumático en su lugar.

Ir arriba